Basuraleza es el nuevo término acuñado que explica el littering

Ya hemos hablado en este blog con anterioridad del littering, o abandono de residuos en la naturaleza. El proyecto Libera, promovido por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, y cuyo principal objetivo es liberar a la naturaleza de basura, ha acuñado un término alternativo y más clarificador: basuraleza (residuos generados por el ser humano y abandonados en la naturaleza).

La dimensión y complejidad del problema llega hasta tal punto que es necesaria más investigación, ya que sus efectos se extienden a otros ámbitos tales como las emisiones de los gases de efecto invernadero, la pérdida de especies y de espacios naturales como consecuencia de la destrucción del hábitat, el urbanismo descontrolado o la intensificación agraria.

Probablemente el área sobre la que más se ha profundizado es en el impacto de la basuraleza sobre la vida silvestre, y más particularmente en el medio marino. En 1997 se contabilizaron 247 especies afectadas, una cifra que se triplicó en 2016, llegando a las 800, aunque por entonces ya empezaban a emerger datos que apuntaban a más de 1.400 especies marinas y acuáticas.

Respecto al impacto del abandono de residuos en la naturaleza sobre las especies terrestres, los estudios son más escasos. Lamentablemente, todo apunta a que podría ser mayor que en el caso de los océanos, ya que la mayor parte de los desechos que acaban en el mar proceden de la tierra.

Gracias a asociaciones como Paisaje Limpio, Vertidos cero o KAI Marine, el proyecto Libera está trabajando en el entorno terrestre, marino y fluvial. Ejemplo de ellos es la campaña “1m2”, en la que ya han participado más de 4.000 voluntarios en 150 puntos, con ella se está logrando un mayor conocimiento de la basura abandonada en entornos naturales.

La implicación individual de cada ciudadano se vuelve vital porque cada acción cuenta. No obstante, se apela a la cooperación internacional para hacer frente a un problema que también debe ser abordado a escala global y que precisa de la intervención de las Administraciones, las propias empresas y los consumidores.

 

 


Comentarios están cerrados