Consejos para tender hacia el residuo cero

  1. Concienciarse de que es posible.

La primera regla para conseguir algo es proponérselo. Esto mismo es lo que pensó Bea Johnson, autora del libro ‘Zero Waste Home’. Desde que en 2008 su familia y ella adoptaron este estilo de vida, afirma que apenas generan basura y consiguen ahorrar un 40% de gastos al año.

  1. Vivir con lo imprescindible

Cuanto menos tengamos, menos residuos generaremos. Antes de adquirir cualquier cosa, habría que preguntarse: ¿en realidad lo necesito? El problema de la basura va unido al crecimiento del consumo de todo tipo de productos. Por ejemplo, un truco para almacenar menos cosas consiste en reducir el número de estanterías, cajones, baldas, etc. y, de paso, tener que dedicar menos tiempo a limpiar.

  1. Organizarse para no desperdiciar comida

La Comisión del Parlamento Europeo calcula que se desperdician al año 179 kilos de alimentos en buen estado se desperdician por persona. ¿Cómo evitar esto? Organiza bien la lista de la compra, adquiere menos unidades de productos, fíjate bien en las fechas de caducidad, guarda bien los alimentos, recurre a la “cocina creativa” para hacer platos con restos, consume alimentos locales, frescos y de temporada…

  1. 4. Comprar a granel

El empaquetado de productos es cada vez mayor y, en algunos casos, llega hasta límites sorprendentes. Este empaquetado extra se convierte en residuo que puede evitarse comprando a granel, eligiendo solo lo que se precisa. Los productos a granel son más económicos y cada vez son más comunes.

  1. Utilizar envases y bolsas reutilizables

Otra forma de evitar el sobreempaquetado de los productos y la generación de residuos innecesarios es mediante el uso de envases y bolsas reutilizables. En una casa de “cero residuos” no hay sitio para los productos de usar y tirar, sino que se emplean todo tipo de elementos reutilizables.

  1. No desaprovechar el agua

El agua es un recurso natural esencial que a menudo se desaprovecha sin que uno se dé cuenta. ¿Cómo podemos reducir su despilfarro? Ducharse en vez de bañarse, recoger el agua fría hasta que se calienta en un cubo o balde para aprovecharlo luego para regar las plantas, utilizar tecnologías de ahorro de agua, etc.

  1. Reciclar todos los residuos

Separar los diferentes tipos de residuos para llevarlos luego al contenedor de reciclaje correspondiente es un hábito que tiene muchas ventajas para el medio ambiente y la economía.

 


Comentarios están cerrados