El proceso de reciclado del papel

avireciclar05

¿Alguna vez te has preguntado qué sucede después de que deposites el papel en el contenedor de reciclaje azul? Pues, una vez que llega a la planta de procesado, el papel pasa por las siguientes fases:

1-Recepción de residuos, pesaje y gestión documental

La primera operación que se realiza a la entrada de los residuos de papel y cartón en un gestor autorizado es registrarlos, indicando el peso del residuo y la fecha de entrada, el código CER (Catálogo Europeo de Residuos), la descripción, el origen (nombre y código del productor o DNI) y el transportista (nombre y código de transportista o matrícula). En el momento de pesar los residuos también se lleva a cabo una inspección visual y técnica, en la que se comprueba, en primera instancia, que no haya residuos “impropios” o peligrosos, y a continuación se hace una primera clasificación de la tipología de papel y cartón.

2-Almacenamiento

El almacenamiento de los residuos tiene lugar en zonas separadas según la procedencia a fin de evitar mezclas de calidades que ya hayan sido segregadas en origen.

3-Clasificación de papel y cartón: manual o automática

El proceso de clasificación puede efectuarse en el suelo o en cintas de clasificación mediante sistemas manuales, mecánicos y/u ópticos. Con la utilización conjunta de ambos sistemas se puede aumentar la calidad de los materiales de salida. Durante la clasificación por calidades se deben tener en cuenta los parámetros siguientes: papel, cartón o cartoncillo; tipos de pasta: química o mecánica, presencia de tintas y presencia de componentes extraños (colas, plastificados, etc).

La clasificación es de tipo descendente, es decir, si una calidad está mezclada con otra calidad inferior y separarlas es muy costoso (más que el margen diferencial entre los precios de las dos calidades), podemos optar por convertir toda la mezcla a la calidad inferior.

Los materiales ya clasificados se almacenan separadamente hasta que se les aplica el proceso de trituración y/o enfardado.

4-Trituración y corte

En los casos en los que es necesario para llevar a cabo el reciclaje, se reduce el tamaño del residuo ya segregado mediante trituradores específicos. Por ejemplo, los materiales con densidades muy altas, como los periódicos y las revistas, requieren, en ocasiones, una trituración previa al embalaje a fin de reducir su densidad y obtener balas compactas. Cuando se trata de bobinas de papel, primero se cortan con una cizalla para poder separar el tubo de cartón del papel.

5-Compactación (prensado) y enfardado

El material ya preparado se compacta en las prensas y se forman balas de papel que facilitarán la expedición a las fábricas de papel. El material empleado para atar las balas suele ser el alambre, porque luego es muy sencillo separarlo y facilita el reciclaje posterior en las fábricas. El ancho y el alto de la bala están condicionados por las dimensiones del túnel de prensado, y la longitud puede variar en función de las características deseadas.

6-Almacenamiento por categorías y expedición

Los materiales ya enfardados se almacenan por tipologías. El destino final de los residuos son principalmente las fábricas de papel y cartón, aunque, si los materiales no se han segregado de manera completa, se pueden enviar a otros gestores, que los clasificarán más cuidadosamente.

7-Impropios

En el proceso de clasificación, ya sea manual o automático, se generan impropios, como plásticos, metales, ropa, vidrio, madera, arenas y materiales de construcción, además de materiales o papeles sintéticos. Estos impropios deben ser segregados por tipologías, en la medida de lo posible, y gestionados como residuo propio


Comentarios están cerrados