Energía fotovoltaica: adiós al impuesto al sol

Tras años en el oscurantismo de una legislación contra el progreso y el ecologismo, el impuesto al sol ha caído. ¿Y ahora qué? Una nueva legislación ilumina el camino de los autoconsumidores. En este artículo hablaremos de ellos y sobre las “tarifas Eco”. 

Tarifas verdes. ¿Realidad o mito?

El cambio climático ya ha llegado y la sociedad empieza a sufrir sus consecuencias. Por eso, mientra algunos nos se afanan a toda prisa por tratar de solucionar un problema que se debió evitar hace tiempo, otros aprovechan la ocasión para hacer negocio, porque siempre se puede sacar rentabilidad de todo, incluso de una catástrofe. Así nacen las “tarifas verdes”, unas tarifas que las compañías venden como ecológicas afirmando que “la energía que llega a tu casa proviene 100% de energías renovables”. Esto no es cierto. Y para explica el porqué, es necesario entender primero cómo funciona el mercado eléctrico:

Las productoras de energía, ya sean de fuentes renovables, como parques eólicos, o fuentes de energía no renovables, como plantas de energía nuclear, vierten toda la energía producida a la Red Eléctrica Española, algo así como una gran piscina de electricidad y dinero, donde toda la energía se funde y se entremezcla. De modo que es imposible que alguien separe las moléculas de electricidad dividiendo las verdes de las contaminantes antes de que lleguen a una casa. Lo que hacen las compañías como Naturgy (ex-Gas Natural Fenosa) o Endesa en Vigo es pagar el equivalente de tu consumo a empresas generadoras de energía procedente de fuentes renovables. Una solución que puede ser aceptable, si olvidamos que Iberdrola o Gas Natural Fenosa mienten a sus clientes: https://www.tarifasenergia.com/gas-natural-fenosa/. De cualquier forma para aquellos que estén interesados en contratar estas tarifas, las empresas como Endesa disponen de oficinas comerciales en Vigo para brindar un servicio de atención al cliente. 

5 claves de la nueva legislación favorable

Tras su polémica implantación en 2012, el vergonzoso “Impuesto al sol” gravaba a los autoconsumidores y productores de energía solar fotovoltaica por utilizar la energía del sol, argumentando que estos no contribuían al mantenimiento de la red eléctrica. Tras su derogación, un nuevo decreto ley ha implementado una nueva normativa más favorable a los autoconsumidores. A continuación se explica en qué consiste con 5 claves fundamentales:

  • En primer lugar, fin del impuesto al sol y de cualquier tasa especial por utilizar una energía verde y renovable. La humanidad vive una verdadera emergencia y el Ejecutivo entiende que debe premiarse la inversión en fuentes de energías renovables y no al contrario. De modo que las compañías eléctricas deberán sacar partido de las puertas giratorias y la financiación de campañas políticas de otra forma. 
  • Los autoconsumidores podrán verter el excedente de energía producido a la red eléctrica a cambio de una deducción en su factura por el equivalente de energía vertido. De esta forma sacan beneficio por la energía que están entregando al resto de consumidores.
  • Las empresas con plantas de energía solar fotovoltaica podrán alquilarlas a terceras empresas y beneficiarse de las ganancias por la energía producida. Algo así como un win-win entre empresas
  • La asociaciones de consumidores, asociaciones de vecinos o polígonos industriales podrán compartir la energía producida por sus plantas de energía solar colectivas y repartirla de la forma que ellos decidan. La unión hará la fuerza.
  • Eliminación de los límites por la potencia contratada. Aunque suene un poco absurdo, lo cierto es que anteriormente solo podía instalarse en el tejado la potencia eléctrica que se tuviera contratada. La lógica ha vuelto al mundo para permitir que los tejados puedan instalar cualquier potencia sin límites que solo benefician al oligopolio.

¿Quieres saber más? Te dejamos este artículo sobre las tarifas ecológicas para que puedas seguir aprendiendo sobre el tema. ¿Te atreves a invertir en energía solar?


Comentarios están cerrados