La importancia de reciclar vidrio

CONTENEDORdeVIDRIOSi te hablan de vidrio, seguramente, lo primero que te vendrá a la cabeza será el contenedor verde. Pero, ¿sabes por qué es tan importante reciclar el vidrio? Para empezar, se trata de un material que puede ser reciclado en un 100% y un número infinito de veces. Reciclar vidrio favorece el ahorro de energía, reduce los residuos, así como el consumo de materias primas.

Al separar los envases de vidrio, con este simple gesto:

1.Reduces los residuos que de otra forma, terminarían su vida útil en el vertedero. Para que te hagas una idea, 3.000 botellas recicladas equivalen a 1.000 kilos menos de basura que van al vertedero.

2.También reduces de manera significativa la contaminación del aire. Se reduce hasta en un 20% la contaminación del aire, ya que al quemarse mucho menos combustible a la hora de fabricar nuevos envases, se ve reducida la producción de gases en la fundición. Cada tonelada de desechos de vidrio que reciclamos evita que 315 kilos de dióxido de carbono se liberen a la atmósfera durante la fabricación de vidrio.

3.Por no hablar del ahorro de energía. Cuando reciclamos 4 botellas de vidrio estamos ahorrando la energía equivalente a la que hace funcionar un frigorífico un día completo. La temperatura que necesitamos para fundir el calcín es menor a la necesaria para fundir las materias primas originales.

4.Además del considerable ahorro en materias primas. Reciclando 3.000 botellas se ahorran aproximadamente 1,2 toneladas de materias primas. Con lo que además, se consigue reducir la erosión de la tierra por extracción.

El vidrio es uno de los componentes de la basura (tanto industrial como doméstica) más abundantes. Está presente en botellas, cristalería, bombillas… Además, en las fábricas de vidrio se produce una tasa muy alta de producción defectuosa, que debe ser reciclada.

Una vez realizada la recogida selectiva de vidrio, el primer paso para su reciclado es la limpieza. El tratamiento a base de productos químicos provoca la eliminación de posible suciedad, arena o grasa. Después se procede a la retirada de todos los elementos de plástico, papel y otros residuos. Una vez el vidrio está limpio, se pasa por unos tamices y martillos, hasta que se logra la granulometría que se busca. Después unos imanes retirarán los posibles vestigios de metal. Obteniendo así el calcín, o lo que es lo mismo, el vidrio triturado y preparado para ser derretido de nuevo. Finalmente, se mezcla al 50% con arena, hidróxido de sodio y caliza y ya tenemos vidrio reciclado con propiedades idénticas al que se fabrica a partir de recursos naturales.


Comentarios están cerrados