¿Qué depositar y qué no en el contenedor azul y en el amarillo?

Para que podamos colaborar en la sostenibilidad de nuestro planeta es necesario que pongamos en marcha prácticas como el reciclaje. Pero poder comenzar este viaje de beneficios para el medio ambiente es muy importante que nos informemos de manera adecuada sobre todo este mundo. 

Por eso, en este post te mostraremos que tipo de residuo debes depositar en el contenedor azul y amarillo. De esta manera podremos separar correctamente los residuos que generamos en nuestro hogar, de forma que posteriormente puedan recibir el tratamiento medioambiental más adecuado, es necesario conocer los colores del reciclaje.

Contenedor azul: papel y cartón

El color azul identifica el contenedor en el que se deben depositar los envases de papel y cartón, así como otros elementos tales como periódicos, revistas, folletos publicitarios, folios, cuadernos usados, etc.

Al depositar estos residuos en el contenedor azul es recomendable plegarlos correctamente, de manera que se pueda almacenar la mayor cantidad de residuos, optimizando su recogida.

Qué depositar: 

– Cajas de cartón (de cereales, de zapatos, de galletas, de huevos, etc.)

– Bolsas de papel

– Folios, cartulinas, cuadernos, sobres, periódicos, revistas, folletos, papel para envolver y otros residuos similares compuestos por estos dos materiales.

Qué no depositar:

– Envases tipo brick, ya que además de cartón contienen otros dos materiales más: plástico y aluminio.

– Servilletas o papel de cocina, ya que son de celulosa; y papeles sucios impregnados con comida o restos de grasa.

– Cajas y prospectos de medicamentos.

-Contenedor amarillo: envases de plástico, metal y bricks

El color amarillo corresponde al contenedor en el que se deben depositar envases y envoltorios de plástico, envases de metal y bricks. Estos residuos también conviene plegarlos, en la medida de lo posible, para optimizar la capacidad del contenedor.

Qué depositar:

– Envases de plástico: Botellas de bebidas, botes plásticos de alimentos, bandejas de plástico o poliespan, botes de cosméticos (geles, champú, cremas, etc.), tapones de plástico.

– Envoltorios: Film alimenticio, bolsas de plástico, papel de aluminio.

– Envases metálicos: latas de refresco, de conservas, aerosoles vacíos, tapas metálicas.

– Envases tipo Brick (de leche, de zumo, batidos, etc.)

Qué no depositar:

– Otros residuos plásticos que no sean envases: Juguetes rotos, cepillos de dientes, maquinillas de afeitar, chupetes, utensilios de cocina, cuadernos, paraguas, pechas, CD’s, bolígrafos, etc.

– Envases vacíos que contengan o hayan contenido medicamentos (blísteres, frascos, aerosoles, etc.).

– Envases de papel, cartón o vidrio.


Comentarios están cerrados