Un joven de 20 años funda Ocean Cleanup para limpiar el plástico de los océanos

Boyan Slat abandonó sus estudios de ingeniería para fundar Ocean Cleanup tras ir de vacaciones a la playa, ponerse a bucear y darse cuenta de que había más bolsas de plástico que peces.

Tras volver de estas vacaciones, con tan sólo 17 años, se dio cuenta de que todo que se estaba haciendo hasta ese momento para retirar el plástico del mar era ineficaz, caro y además contaminaba muchísimo. Por lo que se planteó que, en vez de ir en barcos con redes a recoger el plástico, se podría aprovechar el movimiento natural del Océano e ideó una red fija flotante.

Su invento consiste en aprovechar precisamente las corrientes del océano en cinco puntos de la Tierra: al pasar la corriente marina por la red, esta retendría todo el plástico que flota en la superficie. La vida marina y las corrientes no serían interrumpidas porque la profundidad de la red sería la mínima para recoger todo el plástico. Según los estudios de su iniciativa, una sola red flotante de 100 kilómetros conseguiría retener 70.320.000 kilos de plástico en 10 años.

Tras retener estos residuos, el coste posterior para retirar las toneladas de plástico sería de 4,53 euros por kilo; en un primer momento puede parecer una cifra elevada, sí, pero en cualquier caso es mucho menor al coste que supone tener los océanos sucios. Es decir, la potencial extinción de más de 100 especies marinas, 13.000 millones de euros de pérdidas a la pesca y al turismo y la contaminación de especies marinas que consumimos los humanos, y el consecuente riesgo de contraer cáncer, malformaciones y a tener dificultades reproductivas.

En paralelo al desarrollo de la tecnología para extraer el plástico del océano, Ocean Cleanup también investiga cómo puede ser reutilizado ese material una vez que está de vuelta en la costa. El trabajo inicial sobre el reciclaje de plástico oceánico muestra que ese material puede convertirse en productos de alta calidad. Lo que se pretende, en definitiva, es que al vender ese plástico para su reutilización, la limpieza del océano se vuelva autosostenible.


Comentarios están cerrados